La clave para alcanzar una buena salud y prevenir enfermedades...

... Está en el auto-cuidado y el auto-conocimiento, porque la forma en que comes y qué comes, la manera en que respiras y dónde, lo que piensas y dices, lo que sientes y percibes de tu entorno, cómo aprendes, cómo trabajas, cómo te relacionas con la naturaleza, la familia, amigos, compañeros y vecinos, son determinantes en tu estado de salud. Y ello implica tener una sana alimentación, un adecuado patrón de sueño, unos correctos movimientos del cuerpo incluida la respiración, así como llenarse de emociones positivas, alejar los pensamientos negativos y continuar aprendiendo cada día. Cuando no influye la genética y el ser humano es consciente de sí mismo y de su entorno, percibe sus necesidades físicas, emocionales y/o espirituales, volviéndose una persona más sana y fuerte ante las enfermedades.

Pero, en el mundo contemporáneo de prisas, industrias, contaminación y búsqueda de cosas materiales, muchas veces se olvida la importancia que tiene la salud en el proceso de alcanzar el proyecto de vida planificado, hasta que llega un punto en el cual puede aparecer la enfermedad o algún síntoma o situación que entorpece el caminar continuo de la cotidianidad.

Cuando esto ocurre es cuando se busca al profesional de la salud, ya sea médico, terapeuta o psicólogo. Ellos serán los encargados de restaurar en la medida de lo posible la salud, con todas las herramientas que tengan a su alcance, siempre en pro del paciente y buscando su bienestar.

Cabe aclarar que no es necesario postergar la búsqueda de un profesional de la salud hasta que el síntoma aparezca… y más vale temprano, que tarde. Un profesional enseñará medidas para el cuidado de la salud y según su especialidad, orientará al paciente de la mejor manera posible.

Por ejemplo, una de las ventajas en medicina natural, es que basa su modelo de atención en salud centrándose en el paciente, es muy utilizada como medicina preventiva y es un complemento excelente en el tratamiento de las enfermedades.

Los médicos naturistas o naturopáticos, están entrenados para tratar a la persona en general: cuerpo, mente y alma. Lo que requiere escuchar y entender todos los factores que afectan la salud del paciente, desde su genética y entorno, hasta su comportamiento y estilos de vida. Por ello, las consultas con esta clase de profesionales llegan a ser de una hora o más de duración.

Así, una vez se entiende la situación del paciente y se consideran las probables causas de enfermedad, es posible que el médico solicite ayudas diagnósticas y proceda a la prescripción de un plan de tratamiento personalizado, dirigido a objetivos, estilo de vida y estado de salud actual, donde el paciente es totalmente partícipe en su propio proceso de salud. De esta manera, un médico naturista trata todas las condiciones médicas y puede proveer cuidados en consulta individual o familiar.

En conclusión, el proceso de auto-cuidado y auto-conocimiento, requiere preferiblemente, la guía de un profesional experto, ya sea para mejorar la salud, para prevenir enfermedades o tratarlas.

Entradas más populares de este blog

Cigarrillos electrónicos (Cig-e): un riesgo que puedes prevenir y debes evitar

Tratamientos en PhysisNoa Medicina Integrativa. Dra Iveth Ussa